Mujeres “guarras y rancias”: Estrategias mnemotécnicas de un profesor machista

Un profesor de Dermatología comparó en clase el trabajo que realizan determinadas glándulas del cuerpo con las chicas que van a las discotecas: las que van a ligar son “guarras” y las que van a bailar son “rancias” (Las Provincias). El grupo de estudiantes de sexto año de medicina denunciaron los hechos que han calificado de “extremadamente machistas e intolerables”. Los estudiantes están inscritos en la academia CTO Medicina de Barcelona, donde se preparan para el examen MIR —el examen oficial para acceder a la formación de especialistas médicos en España. En una carta enviada a VilaWeb han explicado estos hechos, que ocurrieron el día 10 de marzo, durante una clase magistral de dermatología. (VilaWeb)

El profesor utilizó conceptos “degradantes, humillantes y denigrantes” hacia la mujer, entre los que llama la atención la alusión a “las guarras y las rancias”, los dos tipos de mujeres que, según él, se pueden encontrar en una discoteca.

  • En el caso de la RANCIA, es la que “baila sola” porque “solamente ha venido a bailar”, aunque van vestidas de forma que “es imposible que sólo vinieras a bailar”. Para reforzar su argumento, y mirando directamente a las alumnas de la clase, el docente aseguró que si solo quieres bailar “te quedas en casa y bailas en pijama, no te pones guapa, no te maquillas o te pones unos tacones”
  • Con respecto a la GUARRA, ilustrada en su PowerPoint por una mujer en ropa interior, tienes que darle un poco de tiempo “y sales con ella de la mano”. (República)

A continuación coloco dos imágenes que creé intentando reproducir las originales.

Denunciado profesor de medicina barcelona. Guarras Rancias1

Pero las alusiones machistas no quedaron ahí. El maestro utilizó imágenes de un hombre del siglo XIX y la cantante Miley Cyrus para comparar al liquen, ordenado, correcto y más productivo, con la psoriásis, alocada y descontrolada. La periodista Sara Carbonero fue otra de las ‘víctimas’ del tono humillante de este profesor, que dijo sobre ella que “tiene cara de rancia y antipática porque es rica en sífilis”.

Denunciado profesor de medicina Miley Cyrus Sara Carbonero. Guarras Rancias

Esto provocó una enorme indignación, especialmente en las alumnas, y algunos de los presentes optaron por abandonar el aula. “Venga, venga… Pues paso la diapositiva y si te has ofendido pues lo siento”, llegó a decir el protagonista de esta lamentable historia, que no dudó en tachar a sus pupilas de “sensiblonas y exageradas”. (República)

Analogías desafortunadas: Consecuencias imprevistas

Un aspecto que me llama la atención es la creatividad y el esfuerzo que el profesor dedicó a la preparación de la clase y de las diapositivas en PowerPoint como recurso didáctico. Quizás esté haciendo de abogado del diablo, pero si el profesor luego de preparar la clase no pensó que hubiese algo malo en sus analogías, ejemplos y expresiones, y que estos podían ofender e incomodar a alguien, es porque esa ideología machista está normalizada en la sociedad a la que pertecene y en la cual se educó. Habría que analizar entonces los valores que se están transmitiendo.

No hay duda de que las analogías de las glándulas con mujeres “guarras y rancias” y del líquen con Miley Cyrus son ofensivos y degradantes, eso no se discute. Sin embargo, diría que esto un caso de CONSECUENCIAS IMPREVISTAS, porque el profesor tuvo una intención educativa, pero el resultado fue imprevisto y negativo. Su objetivo era que, a través de estrategias mnemotécnicas, los estudiantes recordaran el contenido que se impartía en la clase y así estuvieran preparados para el examen. Pero el principal resultado fue que sus estrategias se volvieron virales en las redes sociales y fue acusado de machista y misógino, cosa que él no pensó que podría ocurrir.

Lo cierto es que los estudiantes seguramente recordarán el contenido de esa clase por el resto de sus vidas.

Carta de denuncia de las alumnas

En el contexto de brindar normas mnemotécnicas a los alumnos para aprender conceptos sobre las glándulas, la psoriasis y el liquen, se hizo apología del machismo y se banalizó la situación, incluso después de que una alumna llamara la atención al profesor ante toda la clase y que otras intentaran mostrarle su apoyo, sin que se les permitiera terminar de hablar.

Conscientes de las opresiones que vivimos como mujeres en el marco de esta sociedad presuntamente igualitaria en la que vivimos y nos hemos socializado, vamos viendo día a día ejemplos de machismo permitido, justificado con argumentos de una falaz superación, minimizando las agresiones y ridiculizando a las personas que emiten quejas y denuncias. Los comentarios de ayer en la clase los tildamos de inaceptables, degradantes, humillantes y denigrantes. Una veintena de personas -hombres y mujeres- abandonamos el aula a raíz de las vejaciones y la impotencia que sentíamos; a pesar de haber expresado nuestra disconformidad y oposición, se nos acusó de ‘sensiblonas’ y exageradas. Atacando a las mujeres por el simple hecho de serlo, legitimando la misoginia y la violencia machista. Todas las personas somos responsables de la permisividad por estos actos; es de vital importancia que hombres y mujeres seamos conscientes y denunciamos estas actitudes.

Para exponer la situación, hacemos una recopilación de algunas de las situaciones vividas:

– Explicó que había una mujer bailando sola en una discoteca. El hombre entraba en la discoteca ‘y localizaba a super presa que es la que está bailando sola; vas a cazar a ti toma ‘.

– Ejemplificó los dos tipos de mujeres que podías encontrar: las “guarras” y las “rancias”. La “rancia de discoteca'” es aquella mujer que baila sola, que ha venido “meramente a bailar”. Según él, vestidas de aquella manera no podía ser que sólo fueran a bailar -dirigiéndose sólo a las mujeres de la clase-, que para bailar tan solo ya te quedas sola en casa con el pijama, no te pones guapa, te maquillas o te pones tacones. La “guarra de discoteca'” es aquella que -refiriéndose a los tipos de glándula- aparece en zonas “guarras” y al que le tienes que dar un poco de tiempo “y sales con ella de la mano”. Como si no fuera suficiente con los comentarios, mostró imágenes resumiendo su explicación. Las adjuntamos:

– Buscando más complicidad con el alumnado, creó otra mnemotecnia para recordar las características del liquen y de la psoriasis, acompañándolo de imágenes de un señor del siglo XIX y de Miley Cyrus. Se refirió al liquen como hombre ordenado, lo que lo hace bien, correcto y más productivo, y a la psoriasis como mujer alocada, descontrolada.

-Con una imagen de Sara Carbonero, interpela el resto de hombres de la clase buscando complicidad, afirma que es el ejemplo de mujer guapa pero que -y relacionándolo con la mnemotecnia- que tiene cara de rancia o antipática porque es rica en sífilis.

Cuando nos quejamos de los comentarios y expresamos disconformidad y oposición, banalizó la situación buscando complicidad con más gente de la clase. Aunque algunos abandonaron el aula, prosiguió la clase, y continuó haciendo los comentarios.

Si bien es cierto que el día 11 de marzo de 2016 la academia se puso en contacto con una de las alumnas reclamantes para expresar su disconformidad y que el profesor se puso en contacto con esta misma persona, entendemos que la agresión no fue hacia ella, sino hacia la mitad de la población, las mujeres; por ello no es relevante este contacto ni las disculpas que se le expresaron.

Por otra parte, entendemos que no hacer pública esta denuncia es invisibilizar el caso y el proceso dejando la resolución sólo en manos de la empresa implicada y de nuestra capacidad de acción. Nos negamos a aceptar que sea un caso concreto y que se tiene que solucionar como tal, sabemos que es un problema sistémico y que son necesarias medidas holísticas para combatirlo. Haciéndolo público confrontamos la realidad que vivimos y ponemos sobre la mesa un gran abanico de debates sobre el tipo de formación que recibimos como médicas y médicos, qué grado de permisividad y tolerancia se tiene ante estas agresiones -y muchas más- y sobre el modelo de personas y de mentes críticas que queremos que tenga el personal sanitario.

Como creemos que esta lucha no busca la resolución de un solo caso, pedimos que no se haga difusión del nombre ni ninguna información de la persona docente.

Así, ante estas agresiones, reclamamos:

– Que, siendo una empresa e institución docente, se asegure una educación no machista, que no haga apología de la violencia ni ofensas a ningún colectivo. Para ello, es necesario elaborar y firmar un código ético de buenas prácticas en el que tanto la empresa como el profesorado se comprometa a no hacer apología de la violencia ni discriminación a ningún colectivo.

– Formación a las personas docentes sobre la no tolerancia, permisividad o justificación ante actitudes racistas, sexistas, machistas, “LGTBI + fóbicas”, ni a ningún otro colectivo. Creemos que estas formaciones no deberían hacerse en clases magistrales, sino en pequeños grupos, en forma de talleres impartidos por profesionales en el tema, con asistencia obligatoria y con un trabajo final.

– Establecer mecanismos de control de calidad del material impartido y censura en la academia. Asegurar la creación de un protocolo de detección de incidencias rápido por parte de la academia.

– Oficializar una disculpa pública tanto de la empresa como del profesor, ante la clase, por escrito y con publicación, no sólo a las personas usuarias de CTO.

– Asegurar que no volverá a hacerse uso y difusión del material implicado, ni de ningún material similar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s