¡Inclúyeme!

¿Marcaría alguna diferencia para un estudiante el hecho de que un profesor conozca su nombre y se dirija a él durante la clase? ¡Inclúyeme! es una estrategia que consiste en integrar a los estudiantes en las actividades y recursos didácticos que se utilicen, de manera creativa y siempre distinta, con el objetivo de que estos establezcan una relación con el contenido.Marketing Educativo Danny Sayago Nombre

Ejemplo Coca Cola

Coca Cola utilizó una estrategia de marketing personalizado al comercializar la bebida en envases con diferentes nombres (comunes por supuesto) para que los consumidores se sintieran incluídos en la estrategia, y de este modo generar una reacción emocional al ver sus nombres en la botella. ¿En qué se basó la estrategia de Coca Cola? En un artículo publicado en la revista Muy Interesante (ver artículo) mencionan que, según un estudio con resonancia magnética de la Universidad de Nueva Jersey (EE UU), cuando escuchamos nuestro propio nombre, el hemisferio izquierdo de nuestro cerebro se activa con más fuerza que cuando oímos el nombre de otras personas. Tanto nos influye nuestro nombre que nos mostramos más predispuestos a comprar algo si nos lo ofrece un vendedor que comparte con nosotros alguna inicial en el nombre o en los apellidos, según un estudio de la revista Journal of Consumer Research. Y también han demostrado científicamente que somos más propensos a contraer matrimonio con una persona cuyo nombre empieza por la misma letra que el nuestro.

coca cola personalizada

La Estrategia

Si funcionó para Coca Cola, seguramente funciona en una clase. Pero al igual que en Coca Cola realizan investigaciones y estudios de mercado, para que el docente pueda implementarla es imperativo que investigue y conozca algunos aspectos de los estudiantes (nombres, gustos e intereses, actitudes y aptitudes) y de la cultura del grupo etario al que pertenecen, ya que no se trata sólo de dirigirse a ellos con las típicas preguntas sobre el contenido —que causan rechazo en la mayoría al considerarlas una evaluación imprevista o un castigo positivo.

Un ejemplo, utilizando como contenido “Competencias Laborales”

  • PREGUNTA TÍPICA: Dirigirse al estudiante y preguntarle “María ¿qué es una competencia laboral? y da un ejemplo”. María es obviamente una estudiante presente en en aula.
  • ESTRATEGIA: Narrar el siguiente caso: María y Andreina son muy buenas amigas, a ellas les gustan las fiestas e ir a bailar a la discoteca. Ambas son excelentes bailarinas y trabajan en Venevisión (canal de tv). María es Gerente de Talento Humano, mientras que Andreina es la coreógrafa oficial del canal ¿Para cuál de ellas el “buen sentido del ritmo” representa una competencia? ¿Por qué?

Hay que recordar que todos los estudiantes son diferentes, algunos pueden ser elocuentes y participativos, mientras que otros pueden ser tímidos y taciturnos, y no todos procesan el contenido a la misma velocidad. Ahora, aunque realizar preguntas a los estudiantes es válido y necesario en algunos casos para evaluar el nivel de comprensión, una pregunta directa a un estudiante que no ha terminado de procesar el contenido recién recibido o que no lo domina del todo puede convertirse en una mala experiencia. Seguro que en el primer caso a María la pregunta la tomó por sorpresa. El segundo caso es diametralmente opuesto, todos escuchan atentos, se mencionan dos estudiantes de la clase (María y Andreina), de las cuales el profesor sabe que son amigas y les gusta bailar en la disco, se añaden trabajos ficticios para incluir el contenido, y finalmente se plantea una pregunta abierta muy sencilla, pero que da pie a un análisis posterior del por qué. La respuesta sería: Es una competencia para Andreina porque el “buen sentido del ritmo” está directamente relacionada con un desempeño exitoso en su puesto de trabajo, una coreógrafa debe tener buen ritmo. Mientras que, aunque María es tan buena bailarina como Andreina, el “buen sentido del ritmo” no aporta nada a su desempeño laboral. Ella debe poseer competencias como liderazgo y comunicación interpersonal.

Aunque no es posible mencionar a todos los estudiantes en una clase, lo ideal sería que no siempre se incluyan los mismos, o agruparlos en los ejemplos… La idea es que se sientan tomados en cuenta. Para finalizar dejo un vídeo en el que seleccioné e incluí a una de mis compañeras, Natalia Cano, en una presentación que realicé sobre la toma de decisiones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s